NUEVA ALAMEDA PROVIDENCIA

PASEO CÍVICO METROPOLITANO

Nuestra propuesta se basa en vincular los nuevos requerimientos de este corredor de transporte en el eje Alameda-Providencia con la importante historia cívica y el carácter patrimonial que ha tenido este lugar para Santiago, creando en el proceso una nueva identidad a partir de la integración de sistemas de infraestructura, arquitectura, ecología y espacio público. Buscamos integrar, a través de una visión unitaria y sobria, los distintos tipos de flujos de convergen a lo largo del corredor. El elemento unificador es la materialización de un paisaje urbano en que confluyen distintas líneas de transporte, formas de escurrimiento, infiltración y reciclaje de las aguas y el movimiento de las personas. En síntesis, la vida cívica.

 

La intervención permite repensar y optimizar el uso de los espacios públicos, concentrando el corredor dedicado de autobuses en el centro y destinando una superficie compartida para peatones, ciclistas, vehículos privados y usuarios de transporte público, creando amplios espacios y equipamiento público tales como paraderos de autobús, maximizando el uso del espacio.

 

De esta manera se integran los flujos existentes y propuestos para convertir el principal corredor de transporte de Santiago en una explanada lineal, un Paseo Cívico Metropolitano, como lo concibió O’Higgins en el siglo XIX: un “campo de la libertad civíl, un espacio para la ciudadanía”. (Entrevista a Miguel Laborde, Bifurcaciones, 2003)

 

La estrategia de diseño busca reorganizar los flujos de acuerdo a sus velocidades y prioridades para asegurar el movimiento eficiente del transporte público y al mismo tiempo despejar amplias superficies peatonales que permitan crear espacios públicos de buena calidad a lo largo de todo el eje Alameda- Providencia. Este espacio público está caracterizado por dos atmósferas opuestas y complementarias: por una parte se propone una avenida arbolada en todo su ancho que produce un túnel vegetal y un ambiente marcado por el follaje y las sombras. Por otra parte se propone despejar extensas superficies para revelar lugares notables, monumentos y edificios patrimoniales que marcan el desarrollo de este eje urbano. Los flujos de transporte, arborización y escurrimiento de aguas se organizan en cada sección del corredor para responder a las condiciones del contexto buscando la facilidad en las líneas de movimiento y también la consolidación del espacio público a lo largo del corredor.

 

De este modo, proponemos la recuperación histórica, infraestructural, climática y paisajística de la Alameda como eje principal y espacio público en Santiago, junto con una estrategia eficaz de transporte e integración de flujos que responden a las condiciones actuales y futuras de esta avenida principal.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/2